Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

Congrio Seco Gallego (500gr. aprox) 35,98 kg.

El proceso de secado del congrio es laborioso y complicado. El pescado, una vez limpio y estirado, se coloca en las 'cabrias', que son estructuras de troncos de madera con disposición horizontal y vertical. Estas grandes 'jaulas' son elementos muy emblemáticos en Muxía. "Si algo caracteriza el paisaje de este ayuntamiento son la Virxe da Barca –su patrona—y los secaderos de congrios"

  Una vez colocados en las 'cabrias', el congrio permanece expuesto al sol y al viento durante 15 días. "No se puede retirar antes, y llueva o haga mal tiempo, el congrio tiene que aguantar"

Como su pariente gastronómico el bacalao, la congria se consumió durante siglos asada o guisada acompañada de huevos duros, y fue a partir de finales del siglo XVII y sobre todo en el siglo XIX, cuando su consumo se extendió por su peculiar e intenso aroma, capaz de mejorar la palatabilidad de unas simples y humildes patatas. Este plato se ofrecía a los segadores foráneos en la época de la recolección -cuando se trabajaba de "sol a sol" y se hacían seis colaciones diarias-, y se servían guisadas con cebolla, laurel, pimientas y punta de guindilla. Era entonces "comida de pobres", siendo hoy, por su elevado precio "comida de ricos", como simple curiosidad gastronómica.

Elaboración El pescado hay que trocearlo y ponerlo en remojo el día anterior. Al otro día se cuece y se tira el agua, menos una taza que se conserva para la salsa

17,99 €